correr más rápido Salud 

No corre más rápido quien más entrena, sino quien menos se lesiona

Correr más rápido es la meta de todo corredor que entrene medio enserio. Cada kilómetro del entrenamiento gira en torno a ganar unos segundos en su parcial. Quién corre más rápido ha hecho un buen trabajo y ha seguido una perfecta progresión, pues no corre más el que entrena más duro sino el que pasa temporada tras temporada esquivando lesiones.

¿Cuando fue la última vez que paraste por lesión? ¿y la anterior a ella?

Si has parado demasiadas veces en poco tiempo, aparte de estar entrenando mal nunca conseguirás correr más rápido.

Corre más rápido pero no te lesiones

En los atletas profesionales puedes encontrar el ejemplo de como las lesiones reiteradas tiran por el suelo una prometedora carrera deportiva. Promesas que estaban destinadas a destacar en la élite acaban acercándose al nivel popular. Cuando una lesión se repite correr rápido se convierte en un reto.

Imagínate el caso de que en un año te lesionas en el tendón rotuliano y estás parado 2 meses, después de ello comienzas a entrenar y como te sientes mejor te sobreenteenas. 6 meses después tienes una tendinitis en el tibial anterior que te deja 2 meses más fuera de combate. Te recuperas y entrenas 2 meses más hasta finalizar el año.

En 12 meses habrías estado parado 4 meses, es decir 1/3 del tiempo.

Si, ya se que es complicado sufrir dos lesiones de gravedad, pero cambia estos dos ejemplos por 8 lesiones leves o parones por sobrecarga de 2 semanas cada una.

Quien corre más rápido es el corredor que se planifica la temporada de acorde a su forma física y nunca se extralimita. Corre más rápido y no necesariamente entrena más, sino que no fuerza el cuerpo.

Te interesa...  Descompensación muscular, ¿que hacer para evitarla?

Fíjate en ese conocido que tienes que corre más rápido que tú y preguntarte cuando fue la última vez que lo viste lesionado, seguro que no te acuerdas de ello.

La clave en todo esto no está en entrenar duro día tras día sin poner límites, sino en conocer tu cuerpo y estar atento a las señales de aviso, para evitar que una lesión te aparte de tu objetivo de correr más rápido

Si te ha gustado este artículo, no te pierdas los siguientes
Loading...

Leave a Comment