¿Por qué nunca debes abandonar en los últimos kilómetros de un entrenamiento?

abandonar en los últimos kilómetros de un entrenamiento
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Abandonar en los últimos kilómetros de un entrenamiento es lo peor que puedes hacer. Te lo digo yo, que en lo he hecho en repetidas ocasiones.

A veces, los entrenamientos, especialmente los rodajes largos y las series, pueden ser demoledores física y mentalmente hablando. Tan destructivos son que pueden hacer que abandones antes de terminarlos.

No hay motivo para avergonzarse de ello, pero no lo vuelvas a hacer.

¿Por qué abandonas en el último kilómetro del entrenamiento?

Aunque puedes pensar que hay diferentes motivos detrás de dejar un entrenamiento a medias, tan solo hay 2 que son reales: uno es la lesión y el otra es la poca tolerancia al sufrimiento.

En el primer caso está bastante claro. Te esfuerzas entrenando y te rompes, fin de la historia. Es el segundo supuesto el más interesante, porque es el más común y un motivo que puedes controlar y superar.

Y te lo vuelvo a repetir, ni se te ocurra abandonar nunca más un entrenamiento en los minutos finales por mucho que estés sufriendo. No se trata de que perjudiques tu rendimiento físico, para nada. Se trata de que cada vez que abandonas acostumbras a tu mente a rendirte.

Te interesa...  Lo que aprendemos cuando somos derrotados corriendo

Se entrena muy bien con la comodidad de que es la primera serie, o de que tan solo llevas 5 kilómetros, pero eso es una gran mentira. Si corres, y lo haces de corazón, no tendrás descanso ni camino fácil. Los entrenamientos, salvo con alguna excepción los rodajes, son duros y terminas con las piernas doloridas y la mente desgastada. En ocasiones no apetece ni siquiera calzarse las zapatillas, pero de la misma manera que das el paso para empezar a correr también lo tienes que hacer para termknar.

La mente, cuando empieces a sufrir entrenando, dejará de ser tu amiga y se convertirá en el rival más cruel, aquél que esperará cualquier duda para tumbarte. Ese es el verdadero motivo por el cual abandonas en el último kilómetro de entrenamiento: porque tu mente no quiere seguir sufriendo.

¿Por qué NO deberías abandonar en los ultimo kilómetros?

Si te planteas abandonar en un entrenamiento de velocidad en el que «solo» corres un kilómetro a 3:30, ¿de verdad piensas que aguantarás en una carrera de 5 kilómetros a un ritmo ligeramente superior?

Te interesa...  5 hábitos para ser mejor corredor

Realmente, cada vez que abandonas en los últimos kilómetros de un entrenamiento estás diciéndole a tu mente que el sufrimiento no es lo tuyo, y que es mucho más fácil echar el freno y parar. Lo que estás haciendo es, simple y llanamente, alejarte de tus objetivos.

Los hábitos que adquieres entrenando los aplicarás en competición y si cuando el dolor aprieta comienzas a rendirte no esperes sobreponerte en los últimos kilómetros de una competición.

Recuerda siempre que los abandonos en los entrenamientos solo deben responder a una lesión y nunca a una poca tolerancia al sufrimiento. Se que no siempre es fácil de cumplir, pero si dejas que lo último te controle, lo lamentarás con el tiempo.

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
Sobre Jesus Aguilar Lopez 1216 artículos
Corredor por vocación y redactor por convicción. Correr me permite fluir y conseguir mis objetivos vitales, mientras que escribir en este blog llena mi alma inquieta de preguntas. Me siento afortunado por poder plasmar con letras y compartir con el mundo todo lo mágico que tiene la carrera a pie.

4 comentarios

  1. Cierto, es un acto de honestidad con uno mismo y de autosuperacion el poder dominar la propia mente cuando se halla uno entrenando solo en la pista, a final de cuentas quién saldrá perdiendo, será el cuerpo mismo.

  2. Bajo mi humilde punto de vista, los atletas populares, nunca deberíamos llegar al punto de pensar en tener que abandonar los entrenamientos por sufrimiento máximo i límite.
    El sufrimiento extremo lo deberíamos dejar solo para la competición pura y dura. Ahí es donde se tiene que dar el “Do de pecho”.
    En los entrenamientos, la máxima siempre debería ser: “realizar el mínimo esfuerzo para la máxima evolución”. Por desgracia he pasado por todas las etapas y cuando he tenido temporadas de competir en los entrenamientos, la evolución se ve comprometida y la lesión esta a la vuelta de la esquina.
    Lo dicho, no deberíamos de llegar nunca al punto de pararnos por sufrimiento en los entrenamientos. Eso es para la competición. Siempre bajo mi humilde opinión…

    • Hola!! Gracias por aportar tu punto de vista!
      En los entrenamientos, especialmente las series, si que llegas a ese punto de sufrir en las últimas y es donde la cabeza te juega la mala pasada para hacerte abandonar. Pienso que el poder sobreponerte a eso es lo que te hace más fuerte también, pero coincido contigo que no hay que competir entrenando, es un grave error.
      Pero aún sin competir en los entrenamientos, hay que buscar acostumbrar al cuerpo a sufrir de esa manera, a sentir que se acerca el límite. Así, en el momento de competir lo puedes enfrentar mejor, pero está claro que no hay que hacerlo en cada entrenamiento.
      Es un tema en el que hay muchas opiniones, por eso agradezco que me des tu punto de vista!!
      Saludos!!

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.