¿Cómo, y cuándo, prepararte la siguiente temporada de running?

Tabla de contenidos

Los atletas de élite suelen prepararse ciclos largos, de varios años, para metas como los Juegos Olímpicos, pero a nivel popular lo más habitual es dar por finalizada la temporada en verano, después de las últimas carreras del año. Además de descansar durante ese tiempo toca pensar cómo prepararte la siguiente temporada de running, para que esta sea un éxito.

Es importante prepararte la siguiente temporada con tiempo y planificarte bien, ya que de no hacerlo puede ser un completo desastre tanto en resultados como a nivel de lesiones. Sigue leyendo que te contamos cómo hacerlo 

Las claves para que tu próxima temporada de running sea un éxito 

No son trucos mágicos los que leerás aquí, sencillamente son los pilares básicos de todo plan de entrenamiento, pero que si lo aplicas a la hora de prepararte la próxima temporada de running, te aseguro que irás por buen camino.

Cuando acabe la temporada de correr descansa, pero de una manera activa 

La mejor manera de prepararte la siguiente temporada de running es descansar una vez terminada la última carrera, pero esto no significa hacerlo de una manera completa, más bien un descanso activo.

Te será de utilidad...  Cirugía artroscópica para reparar lesiones y tener una recuperación mejor y más rápida

No dejes de correr, pero reduce el volumen y la intensidad. Olvídate de las series y céntrate en correr con tranquilidad y sin estrés.

Combina lo anterior con otro deporte, a poder ser sin impacto y así poder cuidar tus articulaciones.

Tener claro cuál es el objetivo principal y los secundarios

Cualquier temporada de running tiene que estar planificada de principio a fin. Dentro de la planificación hay que diferenciar entre los objetivos principales y los secundarios.

Los objetivos principales son las carreras objetivo, donde esperas conseguir la mejor marca o la carrera por la que tenplanificss la temporada. Normalmente se encara a final de la temporada cuando ya estás en plena forma.

Los objetivos secundarios son esas pruebas que te van a ayudar a ganar confianza, chispa en los ritmos y, en definitiva, ponerte a prueba, con la intención de ver en qué punto te encuentras. Si vas a correr un maratón, carreras de 10 km o medio maratón pueden ser ideales como objetivos secundarios para ver tu evolución.

Te será de utilidad...  Levantar pesas y correr lento: conoce su complicada relación

Esto no siempre se tiene en cuenta y se empieza a entrenar sin tener claros cuáles son los objetivos y es por esto que no salen los resultados.

Empieza de manera progresiva

Para prepararte tu próxima temporada de correr es necesario que tengas presente que no puedes empezar a entrenar de golpe, corriendo muchos kilómetros a la semana ya que debes entrar en la temporada de forma progresiva.

¿Qué significa esto? Que hay un periodo donde se crea la base en la que se construirá toda la temporada y que los entrenamientos están más orientados a ganar resistencia que velocidad.

No pasa nada, es lo normal, así que calma.

No obsesionarse con correr rápido al principio de la temporada

Al empezar una temporada hay que interiorizar que los ritmos no van a ser los mismos que al final de la mismas. En los primeros meses las series no van a ser tan rápidas y seguramente no podrás asimilar el mismo número de ellas.

Te será de utilidad...  Ejercicios concéntricos: potencia y control en tu carrera

La clave está en no obsesionarse con el ritmo que lleves y lo mismo en las carreras que vayas haciendo. Tu evolución será progresiva y a medida que pasen los meses te irás encontrando mucho más rápido.