Salud 

Correr con fiebre: no tomes riesgos innecesarios

Correr es para ti como trabajar: tienes que hacerlo a diario. A diferencia que el trabajo, la carrera a pie despierta en ti pasión y por nada del mundo te saltarías un día de entrenamiento. Esto hace que seas capaz de correr con fiebre, cuando si estás con un cuadro de fiebre lo único que deberías hacer es descansar.

Perder unos días de entrenamiento no van a hacer que bajes tu nivel, mientras que correr con fiebre puede hacer que por correr un día de más te pases semanas en casa guardando reposo.

El dañino mito de que correr con fiebre es beneficioso

Puede que no sea tu caso, pero existe un gran mito en el cual sudar cuando tienes fiebre es bueno para limpiar el organismo.

Al correr con fiebre se aumenta la sudoración que ya de por si causa el cuadro de fiebre. Esto es visto por algunas personas como un metodo depurativo para el organismo, como si a través del sudor se fuera a reducir o incluso eliminar el foco de la fiebre.

Estos argumentos no hacen otra cosa que dañar a quienes se guían por ellos. Hay que terminar con el mito de que correr con fiebre no es peligroso.

El primer gran riesgo que tiene correr con fiebre aparece después del ejercicio. Si bien mientras corres la temperatura corporal se regula a través de la sudoración cuando te detienes la temperatura corporal comienza a aumentar. Esto no es ningún problema en alguien sano, pero una persona con fiebre puede acabar peor de lo que estaba antes de salir a entrenar.

Te interesa...  ¿Te duelen los músculos después de hacer ejercicio?

El segundo gran riesgo tiene que ver con la hidratación. Cuando tienes fiebre el cuerpo se regula a través de la sudoración y así evita que la temperatura suba de manera exagerada. Esta sudoración trae consigo la perdida de líquidos y de sales minerales, por ello siempre recomiendan beber mucho líquido cuando tienes fiebre. Si corres con fiebre lo único que conseguirás es que esta deshidratación aumente y tu salud se vea comprometida.

El último gran riesgo es que al correr con fiebre estás subestimando la causa que provoca esa fiebre. Sufrir fiebre es sinónimo de padecer una infección o una inflamación y puede que salir a correr empeore la condición en lo que te encuentres.

Conozco casos que por no esperar un par de días a que la fiebre baje han pasado semanas sin poder entrenar, así que piensas en las consecuencias de correr con fiebre antes de hacerlo.

Si te ha gustado este artículo, no te pierdas los siguientes

Leave a Comment