Entrenamiento 

Correr es fácil II: lo que de verdad hay detrás

Correr es fácil II

Como expliqué en la primera parte de correr es fácil, correr no es tán fácil como puede parecer y aqui se van a ver más razones que lo demuestran.

Entrenamiento y trabajo

Salvo que nos dediquemos a ello o no necesitemos trabajar por la razon que sea debemos trabajar 8 horas a diario, si a esto le sumamos las 8 horas de sueño nos quedan otras tantas libres en las que hemos de compaginar todas las tareas del día a día más el entrenamiento. Levantarse a las 6 de la mañana para ir a entrenar es algo que muchos hemos hecho. Hemos llegado a casa a las 8 a casa para ducharnos y nos hemos dirigido a nuestro trabajo. Hemos corrido un maratón el domingo y el lunes hemos ido a trabajar. Correr no es fácil pero tener que trabajar lo hace mas complicado ya que hay días que estamos cansados pero aún así salimos a entrenar.

Lesiones

En todos los deportes ocurren las lesiones, pero los corredores tenemos ese pánico a todo lo que nos pueda lesionar de cintura para abajo. Una semana antes de la competicion vemos los bordillos como enemigos Nº1, puede parecer exagerado pero nos preocupa cualquier mínima molestia. Hay momentos en que esas molestias van a más y nos lesionamos, una sensación de frustración nos invade y aunque puede parecer un callejon sin salida de las lesiones de sale.

¿ Correr és fácil ? Lesionarse es aún mas fácil

Vida social

Correr implica sacrificios y aunque no lo queramos ver sacrificamos una parte de nuestra vida social. Nosotros decidimos sacrificar los sabados por la noche, esa noche la cambiamos por los entrenos/competiciones de los domingos.

Te interesa...  El umbral de lactato y el ácido láctico no son enemigos del corredor

Por lo general somos los primeros en acostarnos la noche antes de una competición (y los últimos en dormirnos, a veces). Somos los que decimos que no a esa cerveza tan apetecible. También nos perdemos una mañana de relax en la playa por un rodaje largo bajo el mismo sol, que parece más duro. Somos los que durante el mes antes del maratón hacemos sufrir a nuestros conocidos hablando de lo mismo. Entrenamos con lluvia, con viento. De noche o de día

Somos los que creemos que correr no es fácil, pero aún así lo hacemos…

Si te ha gustado este artículo, no te pierdas los siguientes

Leave a Comment