El poder de los frutos secos energéticos, el secreto del rendimiento

Tabla de contenidos

En la búsqueda constante de mejorar el rendimiento y la recuperación, los corredores encuentran aliados poderosos en su dieta. Si bien la atención se centra a menudo en el entrenamiento y la preparación física, la alimentación desempeña un papel crucial en el éxito del corredor. Es en este contexto que los frutos secos emergen como el superalimento secreto, proporcionando una fuente concentrada de energía con una inversión mínima.

No es un secreto que el running. Con su demanda física intensa, requiere un enfoque holístico. Desde el descanso hasta la nutrición, cada detalle cuenta para optimizar el rendimiento y la recuperación. El nutricionista clínico y deportivo, Roberto Oliver Bolívar, es uno de los tantos que destaca que la estrategia nutricional debe adaptarse a cada corredor, considerando factores como la flexibilidad metabólica, esencial para utilizar eficientemente carbohidratos y grasas como combustibles. ¡Sigue leyendo hasta el final!

La dieta del runner y la influencia de los frutos secos

La dieta del corredor, según Oliver, debe ser equilibrada, con un alto contenido de carbohidratos (50-60%), grasas (aproximadamente el 30%), y proteínas (20%). Aquí es donde los frutos secos, como nueces, pistachos, avellanas y almendras, desafían su mala reputación injustificada. A pesar de mitos sobre su contenido calórico y grasas, se muestran esenciales para cualquier corredor serio por sus características nutricionales. De hecho, no es casualidad que estén tan recomendados por especialistas.

En este sentido, la clave de dicho tipo de frutos radica en su capacidad para proporcionar una explosión de energía con una pequeña cantidad. Esta característica es especialmente valiosa en momentos críticos, como antes de una competición o después de una carrera extenuante. Oliver enfatiza que los mismos son ricos en ácidos grasos esenciales, beneficiosos para la salud intestinal, el sistema inmunitario y el rendimiento deportivo. Es decir, para todas la faceta que un deportistas requiere para su buena performances.

Te será de utilidad...  ¿Por qué es importante la salud dental si corres?

Además de su impacto positivo en el rendimiento, los frutos secos ofrecen una gama completa de nutrientes. Su perfil nutricional incluye grasas beneficiosas, minerales (potasio, calcio, fósforo, hierro y magnesio), vitaminas, fibra, fitoesteroles y otros compuestos fitoquímicos. Para los corredores en particular, esto significa una fuente concentrada de elementos esenciales para potenciar el rendimiento y facilitar una rápida recuperación.

La salud mental, otra vez clave

Cuando se trata de la salud en general, la ciencia respalda el consumo de frutos secos para prevenir enfermedades como la diabetes, hipertensión, dislipemias, obesidad y condiciones neurológicas. Sin embargo, la moderación es la clave, con una recomendación de no más de 25-30 gramos diarios, preferiblemente en su estado crudo.

Concretamente, estos frutos lo tienen todo. Por un lado, los contenidos nutricionales necesarios para el  buen rendimiento. Por otro, la posibilidad de ingerirse en la proporción adecuada o más recomendada según cada organismo sin que esto implica quedarse con hambre o abastecerse en exceso.

Ambas cuestiones descritas representan un beneficio para el organismo y para la mente, respectivamente. Esta última es la más especial, dado que no se aprecia a simple vista, pero que desempeña un rol clave en cualquier carrera o competencia. También incluso en un recorrido simple.

Te será de utilidad...  Inflamación en la grasa de Hoffa: causa oculta del dolor de rodilla

Conclusión final

Si eres un apasionado del running, no subestimes el poder de los frutos secos en tu dieta. Estos pequeños tesoros nutricionales no solo te brindarán la energía necesaria para superar tus límites, sino que también impulsarán tu salud general. Y si aún tienes dudas, entonces no esperes más y consulta con un nutricionista.

No obstante, ten en cuenta algo: si empiezas a incorporar estos frutos a tu dieta, no evidenciarás las ventajas en el corto plazo, pero sí al cabo de unas semanas y meses. No esperes más y compruébalo.