¿Por qué deberías cambiar de deporte una vez finalizada la temporada?

Tabla de contenidos

Acabas de correr la última carrera del año, seguramente con los termómetros por encima de los 20 grados y los que se abre ante ti es una etapa donde ya no hay más objetivos deportivos y toca pensar en todo lo que harás la siguiente temporada. En estos momentos, cambiar de deporte durante unas semanas es clave para reiniciar todo tu cuerpo.

De los 12 meses del año puedes pasar tranquilamente 10 de ellos entrenando duro, ya sea metiendo volumen a principio de la temporada o apretando los ritmos en la parte final para conseguir tus marcas. Todo ello produce un desgaste físico y mental considerable, alternar correr con otro deporte te sirve de válvula de escape y te ayuda a desconectar de la tensión de toda la temporada.

Por esto debes cambiar de deporte una vez terminada la temporada

Algo que nos ocurre mucho a los corredores, por mucho que nos guste este deporte, es que al llegar los últimos meses de la temporada te das cuenta de la rutina que has establecido, que llevas casi todo un año entrenando por los mismos lugares, cambiando los tipos de entrenamiento pero, en definitiva, repitiendo semana tras semana la planificación. Esta claro que es parte del camino al éxito, pero también puede producir un hastío.

Es por eso que una vez corras tu última carrera del año toca plantearse como afrontar ese mes y medio o dos meses de descanso activo, y aunque no deberías parar completamente, es muy recomendable reducir los días de carrera a pie y meter algún día de otro deporte. Estas son las razones para hacerlo:

Te será de utilidad...  ¿Cómo plantearse metas realistas como runner para 2024?

Reduces el impacto en tu cuerpo

Pocos deportes hay donde tu cuerpo reciba tanto impacto como el running, así que cambiar de deporte al terminar la temporada supone una ventaja. Tu cuerpo se recuperará de todo el año de impacto y llegarás mucho mas descansado a la vuelta a los entrenamientos.

Piensa que cada vez que das una zancada tu peso se multiplica y esto lo sufren tus articulaciones, por muy cuidada que esté tu técnica de carrera.

Combinar correr con deportes como el ciclismo, la natación o el yoga te permitirá seguir manteniendo la forma a la vez que reduces el impacto.

Aumentas la motivación

A mi me encanta entrenar cada semana, pero después de una exigencia alta durante meses la motivación no es la misma que cuando enfrentas tu carrera objetivo y se que si me pasara todo el año entrenando de la misma manera, además de la bajada de rendimiento, también se recudiría mi motivación.

Coger la bicicleta cuando toda la temporada se ha terminado me ayuda a motivarme para la siguiente temporada, ya que me centro en disfrutar de una manera muy diferente a cuando corro durante el año. También cambio la mentalidad y tanto correr, como el deporte alternativo que hago, lo enfoco a no mirar ni siquiera ritmos, tan solo disfrutar del camino.

Te será de utilidad...  He empeorado mi marca corriendo, ¿Qué hacer al respecto?

Desconectas de la exigencia

Unido a lo anterior, y en lo que te beneficia cambiar de deporte al finalizar la temporada, es que si compites estás con una exigencia y un estrés superior que si te lo tomas con más calma.

Durante todo el año entrenas con un objetivo importante para ti, ya sea terminar tu primera carrera, mejorar tu marca personal o correr un maratón. Cualquiera de estos objetivos es una exigencia extra.

La liberación que sientes al poder desconectar finalmente de esa presión a la que te sometes es increíble, por lo que al terminar tu última carrera no te lo pienses: ¡busca una alternativa para dejar descansar a tu mente!

Sales de tu zona de confort

Tantos meses haciendo lo mismo que te has acostumbrado, ya no te supone una dificultad extra el calzarte tus zapatillas de running y salir a correr, lo tienes por la mano y forma parte de tu rutina diaria. ¿Qué pasaría si empezarás a hacer algo nuevo, algo que nunca has hecho? Pues que saldrías de tu zona de confort.

Te será de utilidad...  Esto va para ti, que entrenas el mes antes de una carrera

Aprovecha que al terminar la temporada no tienes ninguna competición planificada y cámbiate de deporte, elije aquel que siempre has querido hacer y nunca te has atrevido, ya sea por priorizar correr o por miedo. Así saldrás de tu zona de confort y crecerás como deportista y persona.