¿Por que deberías correr sin reloj en más de un entrenamiento?

Tabla de contenidos

Nos hemos acostumbrado a correr con reloj en todos los entrenamientos. Queremos controlar todas las variables, desde la distancia recorrida al ritmo, pasando por la frecuencia cardíaca, y eso está muy bien, porque controlando esas variables es como conseguirás mejorar.

El problema ocurre cuando no se deja paso a hacer un entrenamiento sin estar pendiente del reloj o, incluso, sin llevarlo encima. Aparece inseguridad por no poder controlar todo lo anterior y puedes pensar que es un error correr de esta manera. ¿Sabes qué? Correr sin reloj es lo mejor que puedes hacer y ahora te diré porque.

La seguridad de correr sin reloj

Lejos de lo que pueda parecer, al correr sin reloj deberías sentirte con una mayor seguridad, pero seguramente lo que te pasa es justamente lo contrario: sientes que te falta algo. Eso es lo que nos ha pasado al acostumbrarnos a la tecnología y volvernos dependiente.

Pero cuando corres sin reloj, estás corriendo por sensaciones, escuchando a tu cuerpo y tomando consciencia de como responde este a los estímulos del entrenamiento, pudiendo de esta manera adaptar la sesión según te encuentres ese día y no de una manera obligada siguiendo un determinado ritmo.

Te será de utilidad...  Carreras virtuales: una nueva manera de competir y hacer running

Realmente te debería aportar más seguridad, la necesidad de no mirar el reloj para saber si estás corriendo rápido o lento, si tus pulsaciones se están elevando o las mantienes a raya.

¿Cuándo correr sin reloj (y cuando no hacerlo)?

Aunque está recomendado correr sin reloj, no en todas las sesiones de carrera te puedes permitir el lujo de entrenar sin él. No nos vamos a engañar, es un gadget muy útil.

Los entrenamientos en los que puedes correr sin reloj son aquellos como los rodajes a ritmo lento, las tiradas largas a ritmo tranquilo o los rodajes de recuperación. En cualquiera de ello los importante es mantener las pulsaciones constantes y entrenar dentro del umbral aeróbico, pues esos entrenamientos buscan potenciar esta capacidad.

Cuando no deberías correr sin reloj es en los entrenamientos de intensidad, como series en pista o cambios de ritmo, ya que ahí si que importa el ritmo en el que te estás moviendo, así como las pulsaciones máximas y la recuperación entre bloques.

Te será de utilidad...  Series de 2000 metros: ganar resistencia a ritmos altos

En las competiciones pues depende. Al correr con reloj tienes una presión más si te fijas un ritmo rápido y este no sale, haciendo que intentes correr más rápido y destroces la carrera. Por otra parte, al correr sin reloj no tienes una referencia clara de los ritmos y si no tienes mucha experiencia puedes correr más lento de lo que piensas.

¿Que beneficios tiene correr sin reloj?

Como has leído, correr sin reloj es aconsejable en determinados entrenamientos de running y esto es por lo siguiente:

Corres sin estrés

Al correr sin reloj entrenarás de una manera más relajada, ya que no te presionarás para correr a un ritmo fijo y será tu cuerpo el que te guíe. Aunque parezca que no es así, el estar pendiente del reloj hace que corras más rápido y si tu entrenamiento es a ritmo aeróbico y aceleras, lo estarás echando a perder.

Mejor técnica de carrera

Cada vez que levantas el brazo para mirar el reloj o bajas la cabeza para hacerlo, estás modificando tu técnica de carrera y eres menos eficiente corriendo. Si corres sin reloj podrás mirar al frente de una manera relajada, sin tensiones musculares que te restan energía.

Te será de utilidad...  ¿Sabes qué es un Técnico Superior en Enseñanza y Animación Sociodeportiva?

Aprendes a conocerte a ti mismo

Lo mejor de correr sin reloj es que aprenderás mucho sobre como reacciona tu cuerpo en carrera. Conocerás a que ritmo cambias de umbral, sin necesidades de tener un reloj. Esto es cuestión de tiempo y experiencia, pero dejar el reloj en casa para correr te permitirá concentrarte más en ti mismo y saber como actuar a la hora de competir, pues conocerás mejor tu cuerpo