¿Qué problemas oculares puedes sufrir si corres y cómo solucionarlos?

Tabla de contenidos

El running es un deporte muy saludable que te aportará grandes beneficios, tanto a nivel físico como mental, pero a pesar de ello tiene unos riesgos a considerar. Más allá de las lesiones en músculos y articulaciones, también se pueden sufrir daños en otras partes del cuerpo. Una de ella que seguro en la que no has pensado son los ojos.

Los problemas oculares pueden ser un inconveniente para aquellos que disfrutan de correr. Los deportes activos como el running, los requerimientos físicos y la exposición a los elementos externos pueden llevar a complicaciones en la salud ocular. La luz solar, el viento y la humedad son algunas de las principales amenazas para tus ojos cuando estás corriendo. Hemos consultado con Ojopedia los problemas más comunes a los que se enfrentan los corredores y corredoras en su día a dia, y son los siguientes:

¿Cuáles son las causas de los problemas oculares en runners?

Los rayos ultravioleta del sol son responsables de muchas enfermedades oculares comunes, incluso cáncer de párpado y cataratas. Por lo tanto, es importante usar gafas de sol con lentes especialmente diseñadas para bloquear los rayos UV. Estas lentes ofrecen protección adicional contra el polvo, partículas y otros irritantes que podrían dañar tus ojos mientras corres.

El viento también puede ser una amenaza para tus ojos cuando estás corriendo. Esto puede provocar sequedad en los ojos, dolor e incluso inflamación. Para evitar esto, se recomienda usar gafas protectores con monturas selladas para proporcionar protección adecuada contra el viento y la suciedad.

Además del viento y la luz solar directa, hay otros factores ambientales que pueden afectar negativamente tu visión durante el ejercicio aeróbico como el running. La humedad alta y baja temperatura, según la Enciclopedia ocular, pueden causar sequedad en los ojos, picazón e irritación; por lo tanto es importante mantenerse hidratado antes, durante y después del ejercicio para minimizar este riesgo.

Te será de utilidad...  Crioterapia: una forma eficaz de curar lesiones de running

La mejor manera de prevenir problemas oculares al correr es usando equipamiento seguro, adecuado y apropiado como gafas protectoras con montura sellada (para bloquear del polvo, insectos partículas etc.), lentes polarizadas (para protegerte del sol)y gafas solares (para bloquearlos rayos UV). También debes consultar regularmente a tu oftalmólogo para detectar cualquier posible problema oculto y mantenerte informado sobre las condiciones y medios externos en los que estas corriendo y evitar las condiciones que pongan en riesgo tu visión.

Por otro lado, siempre que sea posible, evita salir a correr en las horas puntas de sol, ya que es cuando los rayos UV inciden más fuerte en tu cuerpo. Si no hay otra opción que hacerlo recuerda proteger correctamente tus ojos con unas gafas de calidad.