Estiramientos que puedes hacer en tu cama al despertar y acostarte

Tabla de contenidos

¿Alguna vez has soñado con tener la flexibilidad de un atleta? Si es así, los estiramientos son la forma perfecta de empezar. Los estiramientos pueden mejorar tu movilidad, fortalecer tu sistema muscular y ayudarte a aliviar el dolor y la rigidez. Si tienes una cama King o Queen, ¡estás de suerte! Estas camas son ideales para los estiramientos.

¿Cuáles son los mejores estiramientos para hacer en la cama?

Uno de los primeros estiramientos que puedes hacer en tu cama es el estiramiento del cuello. Para realizarlo, simplemente acuéstate boca arriba en tu cama Queen o King con los brazos relajados a los lados. Suavemente gira la cabeza hacia un lado hasta que sientas un ligero estiramiento en el lado opuesto de la cara. Mantén la posición durante 10-20 segundos antes de regresar a la posición inicial. Luego repite en el otro lado.

Otro estiramiento que puedes hacer es el estiramiento de la espalda baja. Para realizarlo, acuéstate boca arriba y dobla las rodillas con los pies apoyados en la cama. Lentamente levanta tu pelvis, presionando hacia arriba con tus glúteos para sentir un ligero estiramiento en la parte baja de tu espalda. Mantén esa posición durante 10-20 segundos antes de volver a descender lentamente hasta la posición inicial.

Si quieres trabajar tus abdominales y fortalecer tu core mientras te levantas por la mañana, prueba con los estiramientos laterales del tronco. Para hacerlos, acuéstate boca arriba en tu cama con las rodillas dobladas y los pies apoyados firmemente sobre ella. Después dobla suavemente un lado del tronco contra el suelo mientras extiendes el brazo contrario hacia arriba para sentir un ligero estiramiento en los músculos laterales del tronco y el abdomen. Mantén esa posición durante 10-20 segundos antes de regresar a la postura inicial y repetirlo en el otro lado.

Para terminar con algo relajante, intenta el estiramiento por extensión del muslo posterior cuando se acuesta en su cama por la noche. Para realizarlo correctamente, acuéstate boca arriba con las rodillas dobladas y los pies apoyados firmemente sobre ella. Después extiende lentamente un muslo contra el suelo mientras mantienes la rodilla doblada contraria hacia adelante para sentir un ligero estiramiento posterior en la pierna extendida. Mantén esa postura durante 10-20 segundos antes de regresar a la postura inicial y repetirlo con el otro muslo posteriormente extendido.

Te será de utilidad...  ¿Que comer antes de competir?

Y ahí lo tienes: cuatro simple pero efectivos ejercicios para ayudarte a obtener un buen nivel de flexibilidad desde casa sin necesidad de equipo ni maquinaria costosa. Puedes realizarlos todos cuando te levantas por las mañanas y cuando te acuestas por las noches; ¡la mayoría se pueden realizar sin salirse siquiera de tu comoda cama! ¡Así que no hay excusa para no empezar!