¿Cómo evitar los antojos antes de correr y mantener tu energía al máximo?

Tabla de contenidos

Correr es una actividad física que requiere una gran cantidad de energía y resistencia. Para muchos runners, mantenerse en forma y alcanzar sus metas de entrenamiento es fundamental. Para ello, evitar los antojos antes de correr es clave, ya que ingerir cualquier alimento y en una cantidad abundante perjudica el rendimiento durante la actividad.

Concretamente, antes de salir a correr es habitual experimentar antojos de alimentos que pueden sabotear tus esfuerzos. Se trata de una repentina necesidad de ingerir algo -por lo general- poco saludable que puede afectar negativamente tu desempeño. A continuación, te mostramos sus consecuencias, cómo evitarlo y más.

¿Qué son los antojos antes de correr y por qué ocurren?

Los antojos constan de una respuesta del cuerpo a diferentes estímulos. Estos suelen ser causados por una variedad de factores, como el estrés, ansiedad, falta de sueño o incluso hambre. Cuando te encuentras con uno, es importante entender que no siempre es una necesidad real de comida, sino más bien un deseo impulsivo que descargas o intentas satisfacer al ingerir algo que consideras exquisito. 

De hecho, no es casualidad que los antojos estén relacionados con alimentos altos en azúcar, grasas o sal que no son ideales para consumir antes de una carrera.

Te será de utilidad...  Beneficios de hacer ejercicio en la tercera edad

Consejos para evitar los antojos antes del running

Para reducir notablemente las probabilidades de que los antojos te ocurran unos minutos u horas previas a salir a correr tienes que seguir estos consejos:

Planificación de comidas

Uno de los mejores enfoques para evitar los antojos es planificar comidas. Asegúrate de tener una dieta equilibrada y nutritiva en las horas previas a tu carrera. Incluye carbohidratos complejos, proteínas magras y grasas saludables en tu comida. Recuerda que todos son muy importantes, ya que proporcionan energía sostenible durante la actividad física.

Come en horarios regulares

Ayuda a mantener estables tus niveles de azúcar en sangre y reduce la probabilidad de antojos repentinos. Intenta evitar largos periodos de ayuno antes de correr, ya que solo generan más hambre para las horas siguientes.

Snacks saludables

Si sientes que necesitas un refrigerio antes de correr, elige opciones saludables como frutas, nueces o yogurt bajo en grasa. Estos alimentos permiten incorporar nutrientes esenciales y satisfacen el hambre sin causar picos en el azúcar en sangre.

Te será de utilidad...  ¿Cuáles son las lesiones más frecuentes al correr?

Hidratación adecuada

A menudo, la deshidratación puede confundirse con el hambre. Bebe suficiente agua a lo largo del día para que tu cuerpo permanezca hidratado. Y, durante tu carrera, prioriza las bebidas deportivas para reponer los electrolitos perdidos, sobre todo si te exiges demasiado.

Controla el estrés y la ansiedad

Practica técnicas de relajación, como la meditación o la respiración profunda, para reducir el estrés y la ansiedad que pueden desencadenar antojos. A su vez, mantén una mentalidad positiva y concéntrate en tus objetivos. Aunque no parezca, ayuda a impedir los antojos antes de correr e incluso después.

Evita comidas pesadas

Todo lo que sea pesado y abundante en grasa tiene que evitarse lo máximo posible. ¿Por qué? Porque causa molestias estomacales y disminuye tu rendimiento. En cambio, opta por porciones más pequeñas y fácilmente digeribles.

Mastica chicle sin azúcar

Algunas personas encuentran útil masticar chicle sin azúcar antes de correr para satisfacer la necesidad de tener algo en la boca sin consumir calorías innecesarias. No es imprescindible hacerlo, pero sí muy recomendable para probar al menos una vez.

Te será de utilidad...  ¿Qué bebidas energizantes para deportistas hay?

Los antojos antes de correr pueden ser un desafío, pero con la planificación adecuada y el autocontrol, puedes hacer que no sucedan. Recuerda que la nutrición adecuada antes de una carrera es esencial para un rendimiento óptimo. También que no tienes que hacerlo una sola vez o durante un lapso de tiempo determinado, sino siempre.