¿Cómo cuidar una lesión deportiva?

como cuidar una lesion
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Cuando te lesionas, más allá de buscar las razones de porque se ha producido, es importante centrarte especialmente en el proceso de recuperación. Cuidar una lesión deportiva es fundamental, ya que dependiendo de cómo la trates, el tiempo de recuperación podrá ser menor.

No cumplir con lo recomendado por los especialistas o comenzar a correr antes de la recuperación total de una lesión deportiva puede hacer que esta se cronifique y que tengas secuelas de por vida.

Una lesión no es más que una señal de que algo no estás haciendo bien, ya sea entrenar en exceso o descansar demasiado poco.

Si te has lesionado es importante que tengas en cuenta lo siguiente.

¿Cómo cuidar y tratar una lesión deportiva?

El primer paso es identificar correctamente la lesión que sufres, pues no es lo mismo una rotura de fibras, que un esguince por un mal gesto o una lesión en las articulaciones. Para esto necesitarás que te visite un profesional.

Aunque deberás seguir las pautas del fisioterapeuta, hay ciertos consejos que te ayudarán a recuperarte antes de una lesión:

Te interesa...  Test de acortamiento del psoas: descúbre si tienes corto este músculo

1. Reforzar la zona y fortalecer la musculatura

Independientemente del tipo de lesión deberás reforzar la zona dañada. Esto lo puedes conseguir a través de tiendas de ortopedia online, donde podrás comprar diferentes tipos de rodilleras, tobilleras o refuerzos para la musculatura o articulación dañada. De esta manera conseguirás que el esfuerzo al que esté sometido la zona sea menor.

Una vez pasada la primera etapa de lesión tendrás que fortalecer la zona. Tras tiempo sin haberla ejercitado la musculatura habrá perdido su tono y para que el dolor desaparezca completamente y evites el riesgo de recaer en la lesión deberás implantar una rutina de entrenamientos de fuerza para fortalecer la zona.

Esto último debe estar guiado por un profesional, ya que excederte con el entrenamiento de fuerza puede ser contraproducente para tu lesión.

2. Intenta que el descanso sea activo

Aunque cada lesión es un mundo, es recomendable no guardar un reposo total, más que nada para no perder forma física.

Es cierto que hay lesiones que dificultan la actividad física, pero siempre que sea posible es preferible mantener un mínimo de actividad. De esta manera no perderás tan rápido la forma física y te podría ayudar con la recuperación.

Te interesa...  ¿Cuántas calorías debo quemar para perder un kilo?

Con esto no digo que salgas a correr si te duele, pero tampoco que pases las horas en el sofá. Caminar o levantar algo de peso (siempre que no dañes la zona lesionada) es una buena alternativa.

3. Utiliza hielo o calor

Para cuidar una lesión deportiva también está recomendado el uso de hielo o calor, dependiendo del tipo de lesión.

Aplicar frío en una lesión tiene sentido cuando esta proviene de un golpe, de un tirón muscular o de un esguince es una buena idea, ya que el frío reduce la inflamación y calma el dolor.

El calor está indicado para lesiones musculares y tendinosas en las que no existe inflamación. Funciona especialmente bien para lesiones de larga duración, en la que el objetivo es incentivar que la sangre llegue a la zona dañada para acelerar la recuperación.

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
Sobre Jesus Aguilar Lopez 1183 artículos
Corredor por vocación y redactor por convicción. Correr me permite fluir y conseguir mis objetivos vitales, mientras que escribir en este blog llena mi alma inquieta de preguntas. Me siento afortunado por poder plasmar con letras y compartir con el mundo todo lo mágico que tiene la carrera a pie.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.