Lesión antes de una carrera, ¿Competir o no hacerlo?

Tabla de contenidos

Puedes pensar que si sufres una lesión antes de una carrera lo más coherente es no presentarte a la línea de salida. Si la coherencia fuera la guía de todos los corredores los fisioterapeutas no se frotarían las manos a medida que se acerca un maratón o una de las carreras más populares de la ciudad. En esas carreras, que parece una obligación moral participar en ellas, te encuentras a corredores que en el mejor de los casos no sabes como han podido bajar las escaleras de su casa con esa rotura de fibras en el gemelo, esa fascitis que tanto se hace notar en las mañanas o ese tendón que parece un palo de escoba de lo inflamado que está.

Nada importa en ese momento, ¿Cómo no competir después de 3 meses de entrenamiento?

Te responderé con otra pregunta: ¿Por qué arriesgar tu salud por una simple y absurda carrera?

¿Qué hacer frente a una lesión antes de una carrera?

Soy una persona que se mueve mucho por las redes sociales y me gusta participar en grupos de running y atletismo. De vez en cuando me sorprendo cuando leo comentarios del tipo:

Tengo tendinitis en el Aquiles, he parado durante 3 semanas pero la siguiente es el maratón y voy a participar para intentar correrlo en 3 horas, ¿que os parece?

Ante este tipo de pregunta diría muchas cosas pero reconozco que en ocasiones me callo y paso del tema porque, ¿si ya has tomado una decisión para que preguntas?

Aunque la respuesta acertada gira sobre el tremendo error que cometerá esa persona al correr un maratón lesionado. Seguramente nunca ha hecho algo así y lo acabará lamentando. Y no lo digo porque tenga una bola de cristal sino porque yo me vi en la misma situación y fui lo suficientemente tonto como para correr lesionado un maratón. ¿El resultado? Abandono en el kilómetro 30 y 2 años sin poder correr ni 1 kilómetro.

Te será de utilidad...  Callos en corredores: ¿Por qué aparecen y cómo tratarlos?

[Tweet «Piénsatelo 2 veces antes de competir lesionado, no te arrepientas más tarde»]

Haciendo un cálculo rápido, correr ese maratón lesionado no me aportó nada más que desgracias. No sentí la épica del maratón sino que fue mi inconsciencia la que alcanzó niveles épicos, dignos de plasmar en una novela trágica.

Una lesión antes de una carrera no es una broma y esgrimir el argumento de que hay que correrla por todos los meses de entrenamiento previo es justificar que tu lesión se perpetúe durante meses o años.

Si estás lesionado y tienes tu carrera objetivo la próxima semana lo mejor que puedes hacer es tacharla de tu calendario antes de tener que tirar a la basura el calendario de varios años.