Dolor de rodilla al correr: causas principales y lesiones

Tabla de contenidos

El dolor de rodilla al correr es uno de los mayores miedos de los corredores, pues es sinónimo de lesión, en ocasiones de gravedad. Lo cierto es que el running es un deporte que puede causar lesiones en la rodilla, pero ni mucho menos estás condenado a sufrir de tus rodillas por el simple hecho de correr.

¿Por qué correr es potencialmente lesivo para tus rodillas?

Cuando corres tus articulaciones reciben impacto desde el suelo. Esto sucede en cada zancada y, dependiendo de tu peso corporal, ese impacto se multiplica considerablemente.

Además, si vives en una ciudad lo puedes tener difícil para encontrar un terreno donde el impacto sea menor, como los caminos de tierra. Así que abusas del asfalto y eso tiene consecuencias negativas para ti.

Es por ello que correr te puede causar dolor en las rodillas y articulaciones, pero ni mucho menos esto es una situación inevitable.

Conociendo las causas del dolor de rodilla al correr, podrás comprender que no por correr vas a tener estos problemas.

Causas principales del dolor de rodilla al correr

Aunque el impacto contra el suelo hace que tus articulaciones sufran estrés por el impacto, no se puede resumir el dolor de rodilla al correr como simplemente la consecuencia de ello.

Te será de utilidad...  ¿Sirve la dieta proteica para corredores?

El exceso de kilómetros es una de las primeras causas del dolor de rodilla al correr, pues un volumen de kilómetros elevados no te hará mejor corredor si no los puedes asimilar. Además, si estos los haces en asfalto, el riesgo aumenta.

La falta de descanso también va ligado al dolor de rodilla después de correr. Si no recuperas tu cuerpo entre sesión y sesión, se va generando una sobrecarga tanto en las articulaciones como en los músculos, lo que deriva en dolor.

Después tenemos el no tener suficiente fuerza en la musculatura de las piernas. Piensa que son los músculos los que recubren la rodilla y que si estos no tienen el suficiente tono muscular no son capaces de asimilar, y repartir, el impacto que reciben al correr.

Lo anterior, junto al impacto que recibe tu cuerpo al correr, hace que aparezcan las siguientes lesiones.

¿Cuáles son las principales lesiones?

Tendinitis rotuliana

La tendinitis rotuliana es una lesión común en corredores que afecta el tendón que conecta la rótula (patela) con la tibia. Ocurre debido a la sobrecarga repetitiva del tendón, causando dolor e inflamación en la parte delantera de la rodilla.

Te será de utilidad...  ¿Las dietas veganas afectan el rendimiento de un runner?

Esta lesión es más habitual en corredores que acumulan muchos kilómetros sin el descanso adecuado.

Condromalacia rotuliana

La condromalacia rotuliana es una lesion en la que el cartílago debajo de la rótula se desgasta y se ablanda, lo que puede causar dolor en la rodilla, especialmente al correr o al subir y bajar escaleras. Es común en corredores debido a la tensión repetitiva en la articulación de la rodilla durante la actividad física.

Lesiones en el menisco

Otra de las causas del dolor de rodilla al correr son las lesiones en el menisco. Es cierto que el running no es el deporte donde es más habitual este tipo de lesión, pero si que puede suceder.

Pueden ocurrir debido a la torsión repetitiva de la rodilla durante la carrera, especialmente al cambiar de dirección rápidamente o al correr en superficies irregulares. Estas lesiones pueden causar dolor, inflamación y limitación en el movimiento de la rodilla, y en casos graves, pueden requerir tratamiento médico o incluso cirugía.

Te será de utilidad...  Carta al corredor desfallecido

Bursitis

La bursitis es una inflamación de las bolsas llenas de líquido que amortiguan las articulaciones. En corredores, la bursitis puede ocurrir en áreas como las rodillas, caderas o los talones debido al estrés repetitivo. No excederse con el entrenamiento, utilizar zapatillas específicas de running y mejorar la técnica de carrera pueden ayudar a prevenir futuros episodios de bursitis.

Te duelen las rodillas: ¿puedes seguir corriendo?

Cuando aparece un dolor lo primero en que pensarás es si podrás continuar corriendo y es normal que lo pienses, por ello te explicaré que sucede si te duelen las rodillas y quieres seguir entrenando.

De primeras, un dolor en la rodilla ya es lo bastante preocupante como para intentar evitar todo el impacto en la medida de lo posible. Ponte en manos de un profesional para que te diagnostique.

No obstante, si notas que al terminar el entrenamiento el dolor no va a más es buena señal, puede que sea una pequeña sobrecarga en la musculatura y no un dolor de la propia rodilla. Diferenciar esto es clave, porque si el dolor aumenta después de cada entrenamiento tendrías que parar hasta encontrarle solución