¿Que es el desnivel positivo, negativo y acumulado en el running?

Tabla de contenidos

Cuando se trata de correr es habitual enfrentarte a desniveles durante el entrenamiento y la competición. Dentro del running te vas a encontrar desniveles positivos, desniveles negativos y desniveles acumulados.

Conocer de que trata cada uno de ellos es fundamental para poder prepararte mejor la estrategia de carrera y obtener un mejor rendimiento.

¿Qué es el desnivel postivo y el desnivel negativo?

Lo primero que vamos a definir es el desnivel positivo. Este desnivel es, básicamente, los metros que subes durante el circuito.

Esto te indica la dificultad del terreno, ya que a mayor desnivel positivo habrán más cuestas y necesitarás regular el ritmo para no quedarte sin energía.

Además, es un indicador claro de a lo que te enfrentas al correr, pues mucho desnivel en pocos kilómetros es sinónimo de pendientes muy pronunciadas, por lo que ojo con el desnivel positivo a la hora de entrenar o de elegir una competición.

El desnivel negativo es justo lo contrario, son los metros que descienden desde un punto. Cuando corres por montaña y has ascendido hasta el punto más alto toca dar la vuelta y bajar y es allí donde te enfrentas al desnivel negativo.

Te será de utilidad...  ¿Cuáles son las mejores gafas para running de mujer?

Aunque puede parecer sencillo encarar una bajada, es necesario muy buena técnica de carrera para no dañar tus rodillas y economizar al máximo la energía.

¿Que es el desnivel acumulado?

El término desnivel acumulado es muy utilizado en el mundo del montañismo, pero también en el running.

En el running, el desnivel acumulado es la suma de todo el desnivel positivo. Es decir, si subes 50 metros, bajas 40 metros y vuelves a subir 50 metros en tus circuito, estarás acumulando más de 100 metros de desnivel, pues el desnivel negativo no se tiene en cuenta.