Así me he recuperado en 2 semanas de una inflamación de la fascia plantar

inflamación de la fascia plantar
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

De jueves día 9 de Marzo al martes 21 de Marzo. Esos han sido los días en los que no he podido correr debido a una inflamación de la fascia plantar del pie derecho. El entrenamiento a diario, junto al trabajo de pie han sido uno de los responsables de esta fastidiosa molesta que por fin está desapareciendo.

¿Como me he podido recuperar en 2 semanas de esta lesión? Es muy sencillo y enseguida te lo explicaré.

Mi recuperación de la inflamación de la fascia plantar

Realmente no han sido 2 semanas, han sido 12 largos días en los que no he podido correr. Pero a decir verdad llevaba ya tiempo con estas molestias en el pie, pero iba saliendo al paso mediante estiramientos y la aplicación de la famosa botella de hielo.

inflamación de la fascia lata
Ten siempre en tu congelador una botella congelada, y al mínimo síntoma ruedala con el pie afectado

Esto me calmaba y me reducía la inflamación, pero las 8 horas posteriores de trabajo tiraban toda la recuperación por el suelo.

Te interesa...  Lesión antes de una carrera, ¿Competir o no hacerlo?

Llegó un punto donde el cuerpo dijo basta y al poner el pie en el suelo por la mañana empecé a cojear. En ese punto yo también dije basta. Se lo que es perder un año por una lesión y no lo quiero volver a vivir nunca.

Así que, con resignación, paré de entrenar e intenté adelantar la cita que tenía con el fisio que me controla la rodilla. No fue posible, y me tuve que esperar hasta el día 20 de Marzo para que me visitara.

Nada más explicarle la situación comenzó con la exploración de mi pie. A moverlo de un lado para otro, sin perderse ninguno detalle y a estirarlo. Su conclusión fue que tengo los peroneos fuertes y también el flexor del dedo gordo del pie, pero los flexores de los otros dedos esta debilitados. Esto provoca que en la parte final del impulso, estos últimos no trabajen de manera eficaz y se produce una desestabilizacion del pie que pone toda la tensión en la fascia plantar, concretamente en la parte interna.

Como ya va siendo habitual, la sesión acaba con unas ondas de choque, pero esta vez en el talón y no en la rodilla, y con 5 nuevos ejercicios a incluir en la ya interminable lista de entrenamiento de fuerza.

Te interesa...  ¿Que comer antes de competir?

Esperando a que esto vaya mejorando, esta semana me olvido de las series y toca rodar suave para ver como responde la inflamación de la fascia plantar.

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
Sobre Jesus Aguilar Lopez 1129 Artículos
Corredor por vocación y redactor por convicción. Correr me permite fluir y conseguir mis objetivos vitales, mientras que escribir en este blog llena mi alma inquieta de preguntas. Me siento afortunado por poder plasmar con letras y compartir con el mundo todo lo mágico que tiene la carrera a pie.

1 Trackback / Pingback

  1. Los pies del corredor: una parte sagrada del cuerpo

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.