Trucos para correr sin ahogarse

Tabla de contenidos

Correr es un deporte completamente aeróbico el cual requiere una buena capacidad pulmonar. Cuando se comienza a correr es normal sentir falta de aire, pero existen unos trucos para correr sin ahogarse.

Antes de nada es importante conocer los motivos por los que te ahogas al correr. Por ello aquí tienes un vídeo, que puedes encontrar en el Canal de YouTube de NoCorrasVuela, donde te explicamos los motivos del ahogo al empezar a correr.

Ahora que sabes porque te ahogas al comenzar a correr, te daremos unos trucos para correr sin ahogarte.

¿Cuáles son los trucos para correr sin ahogarse?

Los consejos para correr sin ahogarse que veras a continuación te funcionarán tengas experiencia corriendo o no, y una vez interiorizados los aplicaras de manera inconsciente, mejorando tu rendimiento corriendo.

Respira por la boca y la nariz

Es común escuchar que solo tienes que respirar por la nariz cuando corres, para evitar que el aire te entre excesivamente frío, pero lo cierto es que un truco para correr sin ahogarse es el de respirar por la boca y la nariz.

Te será de utilidad...  Isquiotibiales débiles: gana fuerza con estos ejercicios

De hecho, si lo haces así conseguirás obtener un mayor volumen de aire, lo que se traduce en más oxígeno que tu cuerpo distribuye a los músculos implicados en carrera.

Si te fijas en los aleyas profesionales, estos respiran principalmente por la boca, ya que obtienen más oxígeno.

Si consigues respirar más volumen de aire, te evitarás los ahogos al correr.

No empieces corriendo rápido

Otro de los trucos para correr sin ahogarse es que entres en el entrenamiento de manera progresiva, corriendo de menos a más y no pasarte en el ritmo.

Tanto si es un rodaje tranquilo como si es un entrenamiento de más intensidad, dedica los primeros minutos a correr a ritmo lento. De esta manera oxigenarás bien tu cuerpo.

Mantén una buena técnica de carrera

La buena técnica de carrera no solo es importante para correr más rápido y con menos lesiones también te ayudará a respirar mejor.

Imagina que corres con los hombros encorvados, produciendo que tu pecho se comprima y con ello tus pulmones. Sencillamente este gesto hace que tengas menor capacidad pulmonar y que te ahogues al correr, al no poder utilizar tus pulmones de forma eficiente.

Te será de utilidad...  Los glúteos fuertes nos ayudan en carrera