¿Cuáles son las principales diferencias entre correr y caminar?

Tabla de contenidos

Correr y caminar constan de las acciones más frecuentadas por parte de las personas, incluso no siempre para realizar ejercicio, sino por necesidad al trasladarse de un sitio a otro. Aunque parece muy evidente, las diferencias entre correr y caminar abarcan varios aspectos.

Concretamente, si primero estás caminando y luego empiezas a correr, la diferencia no radicará únicamente en la intensidad de movimiento; el esfuerzo, tipo de ejercitación, trabajo por parte de los músculos, articulaciones y ligamentos, rapidez con la que te sentirás exhausto, etc. influirán sobre los efectos en tu organismo.

Si n sabes que es mejor, caminar o correr, en este artículo hablaremos de las principales diferencias entre correr y caminar.

   Cinco principales diferencias entre correr y caminar

Por esto último, a continuación te mostramos cuáles son las grandes diferencias entre correr y caminar.

Correr quema más calorías

Esta característica ni siquiera merece explicaciones rigurosas dado que se puede demostrar de forma muy sencilla: implica realizar un mayor esfuerzo, lo que deviene en más desgaste calórico por la energía que el organismo necesita para la actividad y, por lo tanto, una quema de grasa y pérdida de peso más rápida.

Te será de utilidad...  Corre rápido, corriendo lento solo conseguirás lesiones

Caminar se asemeja más al trote que correr

Aunque muchos creen que trotar es una suerte de punto intermedio entre caminar y correr, no es así…  Requiere simplemente de hacer lo mismo que en la caminata, pero con un poco más de intensidad; es exactamente lo que sucede con el ritmo, el desgaste físico y muscular y la pérdida de grasas y calorías.

En cambio, correr implica subir considerablemente el nivel de exigencia. Imagina que el ser humano funciona a partir un tanque de combustible como un coche. Bueno, el consumo entre caminar y trotar es casi igual, mientras que el de correr es muy superior.

Caminar es más accesible

Requiere el trabajo y movimiento de las articulaciones, ligamentos y músculos, pero de ningún entrenamiento previo ni habilidad específica. Además, su objetivo principal no es bajar de peso o tonificar, sino fortalecer la circulación, la actividad cardiovascular, comenzar a efectuar movimientos tras una lesión, etc.

Además, caminar consta de una acción muy habitual y casi natural. ¿Cómo haces para trasladarte incluso en tu propio hogar desde tu habitación hacia la cocina si no es caminando? Lo aprendes a hacer cuando eres bebé y, si te encuentras imposibilitado de ello, es porque tu estado físico es realmente crítico.

Te será de utilidad...  Entrenamiento de 5x300, ácido láctico en estado puro

Las probabilidades de lesiones cambian drásticamente

Debido a la diferencia entre el esfuerzo que caminar y correr implican, las probabilidades de lesiones son mucho mayores en esta última. Además, trasladarte de manera rápida e intensa puede traerte como consecuencia pisar mal, tropezarte con un elemento y caer con todo el peso sobre una pierna.

Asimismo, si padeces problemas físicos o atrofia muscular, vas a poder caminar, pero no correr al menos durante un tiempo. A su vez, si te recuperaste de una lesión grave (por ejemplo, rotura de ligamentos), lo primero (y único) que deberás hacer por algunos días y semanas es caminar.

El tiempo que tardarás en realizar un mismo trayecto variará

Este dato es más evidente; caminar implica trasladarte a una velocidad menor a 5km/h, mientras que correr la multiplica por tres, cuatro, cinco o incluso más. Así, lo que caminar te lleva tres horas, corriendo lo harás en menos de una.

Tal todos los puntos descritos, las diferencias entre correr y caminar son múltiples, aunque algunas se perciben más fácilmente que otras. De hecho, la primera es mucho más recomendable para beneficiar aún más tu organismo, salud, músculos y sistema cardiovascular. ¡Haz ambas y no te arrepentirás!