Salir a correr después de trabajar: ¿por qué deberías hacerlo?

Tabla de contenidos

Después de todo el día trabajando lo que menos te apetecerá es calzarte unas zapatillas y entrenar, pero salir a correr después de trabajar es el mejor remedio para ahuyentar el estrés y terminar bien el día. Correr no solo te mantendrá en buena forma física, también cuidará tu mente.

Mis razones para salir a correr después de trabajar

Lo mas fácil para mi, y lo menos creíble, sería repetir lo que has visto en muchas páginas sobre correr después de trabajar. Que si correr te alivia de la ansiedad, que te ayuda a combatir el estrés del trabajo, etc.

¿Pero por qué no hablar desde mi experiencia?

Por mi horario laboral el 95 % de mis entrenamiento son después de mi jornada laboral. Salvo contadas ocasiones que entreno a las 5 o 6 de la mañana, casi siempre salgo a entrenar cuando el sol se está poniendo y la verdad es que me sienta genial.

Correr después de trabajar es duro, no siempre apetece rodar 40 minutos o hacer series después de 8 horas de trabajo pero nunca me he saltado un solo entrenamiento por ello.

Te será de utilidad...  La incomoda verdad sobre el ilimitado ego del corredor

Cada uno encontrará sus razones pero pienso que la principal es esa sensación de bienestar y libertad que solo te da correr, el hacer algo que de verdad te gusta y que no lo haces por cierta necesidad, como puede ser trabajar.

Cuando doy la primera zancada esas objeciones que me hacían plantearme salir a correr desaparecen. Se funden y se convierten en algo mejor: sacrificio y valentía. No me importa las horas que han pasado del día, ya no me pesa el estrés laboral ni tan siquiera recuerdo que mis piernas están tan cansadas que los primeros kilómetros se me hacen cuesta arriba.

Empiezo a correr y todos mis problemas desaparecen, dejan de existir, como si nunca hubieran estado conmigo. Mi mente comienza a fluir y a olvidar los malos pensamientos que rondaban por mi cerebro. Dejan de importarme las discusiones, el estrés del día y los trabajos que tengo que presentar durante la semana. Nada de ello tiene cabida en esa hora que de manera egoísta me apodero de ella.

Te será de utilidad...  Correr es barato, tanto que todo el mundo se lo puede permitir

Tengo una cita muy importante con el sacrificio pero también con la felicidad, porque a pesar de su dureza correr tiene algo que no siempre se valora y es que te hace feliz.

Se que hay estudios que demuestran que correr reduce la ansiedad, mejora la concentración, ayuda a dormir mejor y mejora el ánimo pero no pienso en nada de esto cuando corro después del trabajo, lo único que pienso es que para mi correr después de trabajar me recarga de energía y, sobretodo, me hace ser un poco más feliz.