Consecuencias de usar el móvil mientras corres

Tabla de contenidos

Los dispositivos móviles resultan imprescindibles hoy en día para múltiples funciones y hasta para verificar datos de escasa importancia. En este contexto, usar el teléfono móvil mientras corres es muy habitual, pero puede ocasionarte diferentes consecuencias.

Concretamente, al observar ya sea el teléfono móvil o un dispositivo durante unos segundos implica perder el 100% de la concentración que tenías en tu actividad y distraerte. Así, aumentas las probabilidades de disminuir tu equilibrio, pisar mal y lesionarte, entre otras.

  Móvil y estabilidad, un vínculo estrecho

Al leer estos dos términos, seguro pensarás: “¿Cómo puede uno vincularse con el otro?”. Bueno, a partir de lo que te comentamos en el párrafo anterior.

A su vez, el smartphone genera adicción. Por esta razón, si lo observas, por ejemplo, a los 5 km del recorrido, es probable que vuelvas a hacer lo mismo a los pocos minutos.

Una investigación que se publicó en 2017 en Performance Enhancement & Health determinó que la utilización de dispositivos durante el entrenamiento afecta tanto al equilibrio como a la estabilidad en un 45%. A su vez, hablar por teléfono es menos dañino, pero igualmente es peligroso y se debe evitar.

Te será de utilidad...  Entrenamiento de 5x300, ácido láctico en estado puro

¿Por qué sucede esto? Porque el hecho de pasar de estar 100% concentrado en el running y en el camino que tienes por delante a observar el teléfono móvil deviene en un cambio de foco; es decir, tu mente se va hacia otro lado, ya no puede controlar tanto tu cuerpo y, por lo tanto, las probabilidades de lesionarte aumentan.

   Cantidad y calidad: ¿por qué se pierden ambas?

Al usar el teléfono móvil mientras corres, reduces casi de inmediato la velocidad a la que te estás trasladando y también los beneficios. Imagina que ya hiciste tres kilómetros y que bajaste 80 calorías y ya sientes el trabajo en los músculos de las piernas. Bueno, hacer otros kilómetros mirando el teléfono móvil tendrá las siguientes diferencias:

  • Tardarás más tiempo en realizar la misma distancia.
  • Los músculos trabajarán con menor intensidad y, por ende, no se tonificarán tanto.
  • Si aparece un pozo o una piedra grande adelante se te dificultará visualizarla a tiempo y poder esquivarla.
  • Tu mente ya no estará tan relajada y, en consecuencia, no disfrutarás tanto de la actividad.
  • Si contraías el abdomen para trabajar más dicho músculo, concentrarte en el smartphone hará que dejes de hacerlo.
Te será de utilidad...  Las consecuencias de no entrenar piernas

¿Sirve efectuar pausas para mirar el celular luego de correr?

Ante lo descrito, se trata de la incógnita de cualquier runner. Vamos rápido a la respuesta: por un lado sirve, sí… ¿Por qué? Porque es mucho mejor que observar los datos o mensajes que tienes en un dispositivo mientras te encuentras en pleno movimiento.

Sin embargo, si realizas pausas únicamente para mirar el teléfono móvil padecerás las siguientes consecuencias:

  • Te acostumbrarás demasiado a los descansos, lo cual resulta inadecuado si tu objetivo es mejorar cada semana tu nivel de entrenamiento
  • Si consideras imprescindible parar para mirar el celular es probable que efectúes estas pausas cada vez con mayor intensidad
  • Una vez que guardes el dispositivo móvil y vuelvas a correr puede ocurrir que no te puedas concentrar al 100% nuevamente en la actividad

¿Por qué está bien, pero en realidad no?

Aunque esté bien utilizar el teléfono móvil en las pausas para tanto antes como después concentrarte en el running, no se trata sólo del momento en que lo haces.

Te será de utilidad...  ¿Sirve realmente de algo correr en ayunas?

Concretamente, continúas corriendo, pero pensando en los últimos mensajes y a quién debes llamar más tarde o las obligaciones que debes cumplir. Afecta a tu mente y, por ende, también a tu organismo durante el desarrollo de la actividad.

Usar el teléfono mientras corres se ha convertido en un mal hábito. Sin embargo, no debes normalizarlo, sino concebirlo como una acción inadecuada y evitarlo. Obsérvalo por última vez antes de salir de tu hogar o del gimnasio y vuelve a emplearlo al finalizar la actividad.