volver a competir tras un lesiónEntrenamiento 

Volver a competir tras una lesión: una experiencia personal

Estar lesionado es, anímicamente, lo peor que le puede suceder a un corredor. Ya no solo es el daño físico, sino la frustración de que nada mejora. Por ello, a la que se ve mejoría, a algunos corredores les pasa por la cabeza volver a competir tras una lesión.

El camino hasta ese punto, por desgracia, no es tan fácil como nos gustaría creer.

No hay un tiempo optimo que te sirva de referencia para la vuelta a las carreras. Las sensaciones, en este caso, son las mejores indicadoras.

Volver a competir tras una lesión: caso personal

A final del año 2015 me lesioné, y vaya lesión que me ha tenido como los meses pasaban hasta el fin del verano.

En esta entrada explico lo duro que es el camino hasta donde estoy ahora.

Digo es, porqué aún estoy peleando por recuperarme al 100%. Hoy en día puedo tirar cohetes la semana que acabo con un total de 30 kilómetros y sin ninguna molestia. Un número de kilómetros bastante modesto, pero que a mi me saben a gloria.

Llevo desde septiembre corriendo de nuevo, y aunque los comienzos fueron duros, el fin cada vez está más cerca.

Y no te voy a engañar, yo también soy de los que se ha preguntado impaciente cuando volver a competir. Esta mala experiencia vivida me ha proporcionado algunas respuestas sobre cuando volver a competir tras una lesión:

Te interesa...  ¿Es necesario un entrenador para correr?

1) Las sensaciones son las que te guiarán sobre cuando volver a competir tras una lesión. Si no eres capaz de hacer un entrenamiento de cambios de ritmo o de series sin luego sufrir molestias, no esperes poder competir en condiciones.

2) En mi caso, después de 10 meses sin correr, es normal haber perdido gran parte de la forma física. Recuperarla cuesta más (mucho más)  que perderla. Por lo tanto es importante tomarse las cosas con calma  y recorrer el camino despacio. Si después de 10 meses quiero competir en una carrera de 10 kilómetros a los 3 meses de volver a correr, el resultado será un desastre.

3) Yo sobretodo me fijo en los ritmos y en las pulsaciones en los entrenamientos. A medida que las semanas pasan, el ritmo sube y las pulsaciones bajan. No pretendo volver al ritmo de antes para comenzar a participar en una carrera, pero si que según mi punto de vista no vaya demasiado lento en los entrenamiento y con las pulsaciones disparadas.

4) El peso es otro de los valores que me he propuesto seguir. Debido a una lesión subí 4 kilos de peso que no debería estar ahí hoy en día. 4 kilos restan mucha velocidad, pero lo que más me importa en este momento es el peso extra que soportan mis articulaciones. Unos kilos de más pueden suponer que las molestias no desaparezcan.

Te interesa...  Cuádriceps potentes: ejercicios para conseguirlo

5) La fuerza muscular en estos 10 meses se ha reducido casi a nada, unas piernas débiles solo son otro factor de riesgo para recaer en la lesión. Conseguir fuerza debe ser el objetivo principal antes de volver a competir tras una lesión.

El camino para volver a competir tras una lesión está lejos de ser fácil, pero es un camino que por desgracia a algunos nos toca recorrer.

 

Perfil de autor

Jesus Aguilar Lopez

Creador y redactor de nocorrasvuela.com |

Corredor apasionado y redactor por casualidad. El amor por este deporte ha hecho que me embarcara en esta aventura en que se está convirtiendo NoCorrasVuela.


Leave a Comment