correr el 800 en menos de 2:20Crónicas 

Correr el 800 en menos de 2:20: objetivo conseguido

¡Suscríbete a NoCorrasVuela para recibir todas las novedades!

Si te suscribes recibirás en tu correo los mejores artículos, promociones y novedades. ¡No te lo puedes perder!

Acepto que mi información sea transferida a MailChimp ( más información )

Nunca te mandaremos SPAM ni cederemos tu correo electrónico, te lo prometemos.

Correr el 800 en menos de 2:20 es muy sencillo para alguien que lleva desde pequeño en el atletismo. Es una marca modesta para lo que se corre en una pista de atletismo pero para mi ha sido el gran objetivo que he perseguido en los últimos meses de la temporada.

No voy a decir que correr el 800 en menos de 2:20 era algo con lo que llevaba soñando desde el principio de temporada porque estaría mintiendo. En septiembre nunca se me habría pasado por la cabeza competir en los 800 metros, ya que no me llamaba para nada la atención. Pero como sucede en el atletismo, llega un momento en el que te encuentras con tu prueba, esa que te atrapa entre sus redes como si de una trampa se tratara pero que a diferencia de ésta sientes que has llenado ese vacío que las otras pruebas dejaban en ti. Eso es lo que me ha hecho sentir el 800.

Hasta bien entrada la fase de competición de la temporada no sentí en mi piel la furia del 800. Hasta el 27 de mayo de 2018 mi objetivo era bajar de 18 minutos en 5.000 metros y mejorar mis marcas en la milla, pero los días anteriores a ese 27 de mayo todo cambio al decir mi entrenador: Jesús, vas a correr el 800 del Meeting Català de Veterans.

Dos intentos para conseguir correr el 800 en menos de 2:20, sin lograrlo.

Cuando el míster me dijo que correría la prueba de 800 metros no pude decirle que no, no solo por ser quién ve como nos desarrollamos en pista y en que distancia rendimos más, sino porque me apetecía cambiar de aires, no obsesionarme por las marcas que conseguía en el 5.000 y probarme en otra distancia que aún no sabía lo que me engancharía.

Pues ese día, el 27 de mayo, me presenté en las pistas de la Mar Bella con muchos nervios por mi debut, tan nervioso estaba que no me supe ni colocar bien en la calle y mi salida no fue muy buena, como puedes ver en el vídeo, en la calle 7

Pues en esta prueba iba más perdido que un pulpo en un garaje y aunque el 400 lo pasé de una manera más que decente a falta de 150 metros pegué una clavada de escándalo que me valió un último puesto y un tiempo de 2:22.12.

Este primer intento me sirvió para ver como me comportaba en la prueba pero también para plantearme, en esta temporada, correr el 800 en menos de 2:20.

Te interesa...  Recaudación hasta Enero del 2016

Al terminar mi primer 800 me di cuenta que esa prueba era la pieza que faltaba a mi puzzle deportivo. Había encontrado en las 2 vueltas a la pista una prueba que, sencillamente, me llenaba completamente.

Con la motivación por los aires no dude ni un segundo en decirle a mi entrenador que esa era mi prueba y que quería volver a correr 800 metros en pista, y así lo hice el 20 de junio de 2018, en una de las jornadas del Criterium Campmany.

En esta ocasión ya tenía una ligera idea de a lo que me enfrentaba y sabía lo dura que podía ser esta prueba. En este segundo intento, que terminé en 2:20.44, las sensaciones fueron mejores que en mi debut y aunque quedé en fuera del grupo de cabeza de mi serie pude cambiar de ritmo en los últimos 200 metros sin problemas.

La semana anterior al último 800

El 4 de julio, en la 6a jornada del Criterium Capmany, fue el día fijado como último intento para correr el 800 en menos de 2:20, ya estaba en el final de la temporada y suficiente había alargado la despedida de ésta.

Pero la semana anterior a ese día, Xavi Cerrato, el entrenador, me tenía preparada una pequeña sorpresa: el martes tocaron series anaeróbicas, pero anaeróbicas de verdad, de esas que entre bloque y bloque toca descansar hasta 10 minutos…Vamos, según él, y me lo creo, lo normal en un entrenamiento para 800.

Para mí suerte pude compartirlas con Isra y se hicieron más soportables, aunque los 2 terminamos cerca de la línea roja que separa la pájara del desastre total. Y lo digo enserio, porque el míster tenía preparadas para mi dos bloques de 500 + 300, y teniendo en cuenta que el primer 500 lo pasé a 1:24 te puedes imaginar como terminé ese día.

Tras superar ese día de series y la Milla Urbana de Sant Pere del domingo me encontraba compitiendo en mis últimos 800 metros de la temporada en un día laborable, donde después de toda una mañana de trabajo me encontraría de lleno con mi objetivo.

Último tren para bajar de 2:20 en el 800

En el momento en que me encontraba no podía pensar en otra cosa que el 800 que tenía enfrente de mi. Al llegar al estadio de Serrahima sólo pensaba en que era la última carrera de la temporada y que me tenía que dejar la piel, las piernas y todo lo que tuviera dentro.

Te interesa...  Dennis Kimetto encabezará el Maratón de Chicago 2017

Mientras calentaba no paraba de pensar en cómo actuar una vez dentro de la carrera y en si sería capaz de correr el 800 en menos de 2:20. Como había cambiado todo en cosa de 2 meses…

Cuando nos distribuyeron a todos los corredores en sus respectivas series a mi me pusieron en la sexta, y última, serie, y para rematar en la calle 8. Ninguna sorpresa por mi parte ya que en estas competiciones hay un nivel muy alto y atletas aficionados como yo lo tienen complicado, por el momento, para salir en las primeras series.

En los momentos previos de la salida lo tuve claro, iba a darlo todo para no lamentarme más adelante y en cuanto el disparo de salida sonó avance todo lo rápido que pude para nada más salir de la curva ponerme el primero en la calle libre, a la espera de que los corredores más rápidos me adelantaran.

Aunque pensaba que rápidamente me quedaría descolgado no fue hasta pasar la primera vuelta que el corredor que iba en segundo lugar me superó. Inocente de mi, hasta ese punto pensaba que tenía posibilidades de ganar la serie.

A falta de 200 metros me empecé a quedar clavado y por mucho que intentaba cambiar el ritmo a duras penas conseguía mantenerlo. En ese corto período de tiempo me pasaron 5 corredores, a solo 100-150 metros de la meta, pero es que era imposible para mi seguirlos en ese momento.

Tras apretar en los últimos metros y cruzar la línea de meta estaba seguro de que había corrido rápido pero, ¿tanto como para bajar de 2:20 en el 800?

Si, pero por los pelos: conseguí correr el 800 en 2:19.37.

 

Perfil de autor

Jesus Aguilar Lopez
Jesus Aguilar Lopez
Corredor por vocación y redactor por convicción. Correr me permite fluir y conseguir mis objetivos vitales, mientras que escribir en este blog llena mi alma inquieta de preguntas.
Me siento afortunado por poder plasmar con letras y compartir con el mundo todo lo mágico que tiene la carrera a pie.

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.